Las 12 cosas que has experimentado siendo un mochilero.

1- Cuando has ido a un bar y han puesto una canción española. ¡Lo has dado todo! Y, sobretodo, te has alegrado.

2- Tu y tu amiga os habéis metido en un hostal de estos donde duermen 10 personas y os habéis sentido seguras mirándoos la una a la otra.

3- Has estado comiendo en un hostal cutre y allí has conocido a unos guiris super majos y os habéis ido con ellos de fiesta. Durante la alcoholización de vuestro cuerpo, os habéis procesado el amor que sentíais el uno por el otro asegurándoos lo majos que sois y lo contentos que estáis de haberos conocidos. Al día siguiente os veis por el pasillo del hostal y no os saludáis.

4- Te han invitado a chupitos y has aprovechado la ocasión para beber gratis.

5- Alquilas una habitación de hotel por un par de días con tu amiga y cuando llegas, es un horror. La foto o estaba retocada o no era de la misma habitación.

6- Cuando vas de viaje de vuelta, resacosa y solo quieres dormir y se te sienta alguien al lado en el tren que no deja de hablar por teléfono, gritando. Quieres gritarle tu ¡Cállate de una p… vez!

7- Cuando viajas 10 horas en autobús, te desesperas mucho.

Pruebas algo que tiene buen aspecto y está asqueroso, sonríes y dices, gracias, ¡Qué bueno!

mochilero

8- La alegría que te invade al saber que el hostal tiene el desayuno gratis. Vas corriendo a la cama de tu amiga a despertarla y os bajais corriendo, ¡Como si no hubierais comido nunca!

10- Cuando ya tienes la entrada del festival contratada y pagada pero te dicen que no hay billetes autobús ni de tren porque están agotados, te quieres poner a gritar.
11- Cuando sigues de viaje y vas al banco a ver el dinero que te queda: 0,20 euros. En estos momentos llamas a mamá para que te ingrese más en la cuenta. Te riñe, pero te lo pone. ¡Una madre es una madre!

12- Cuando estás en el hostal y ves entrar por la recepción a un chico super mono y no sabes como entablar una conversación con él.

14 – Cuando has bebido tanto la noche de antes que tienes demasiada resaca para levantarte de la cama y salir del hotel. ¡Pierdes todo el día! Qué malo es el alcohol…

14- Cuando vas a comprarte el billete para irte de viaje, ese que viste ayer tan barato en Internet, oero cuando accedes de nuevo a la página con tu amiga y tarjeta en mano para hacer el pago, te das cuenta de que el precio ha subido. ¡Qué despropósito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *